quinta-feira, 13 de outubro de 2011

El arsénico liberado por la megaminería – Parte 1


MIÉRCOLES 12 DE OCTUBRE DE 2011 08:50
http://www.noalamina.org/mineria-esquel/informacion-basica-esquel/blog

El presente trabajo, no exento de cierta aridez técnica, tiene por finalidad primera y última proporcionar información a la comunidad y a los interesados en la problemática minera en general sobre un aspecto estrechamente vinculado con el Drenaje Ácido de Roca que podría tener en el tiempo serías implicancias para el consumo de agua potable. Este informe da cuenta de los peligros que puede entrañar la potencial liberación de arsénico en el ambiente como producto de la actividad minera.

INFORME SOBRE ARSÉNICO
Por Francisco Carabelli*

El autor del informe desea señalar expresamente que no es un especialista en el tema, ni siguiera desde su formación universitaria- por ello y a pesar que se ha realizado un exhaustivo chequeo de toda la bibliografía citada y del contenido del Informe, es muy probable que se haya incurrido en algunas imprecisiones. La preparación de este trabajo surgió como inquietud personal debido a un comentario sobre el arsénico vinculado al emprendimiento minero que el Dr. Flavio Romano formuló en la conferencia que brindara el médico toxicólogo Javier Waksman en la ciudad de Esquel. A pesar de su (muy probable) aridez técnica, la finalidad primera y última del Informe es proporcionar información a la comunidad sobre un aspecto estrechamente vinculado con el Drenaje Ácido de Roca que podría tener en el tiempo serías implicancias para el consumo de agua potable.


IMPORTANCIA DEL ARSÉNICO EN EL AGUA POTABLE

El arsénico es un elemento ubicuo que se encuentra en la atmósfera, rocas, suelos, aguas naturales, tales como reacciones de desgaste o alteración debidas a los agentes atmosféricos, actividad biológica y emisiones volcánicas, como así también a través de un rango de actividades antropogénicas. La mayor parte de los problemas ambientales con arsénico resulta de su movilización bajo condiciones naturales. Pero el hombre ha tenido un impacto importante a través de la actividad minera, el empleo de combustibles fósiles, el uso de arsénico en pesticidas, herbicidas, desecantes de cosechas y como un aditivo al alimento para animales (Kinninburgh y Smedley, 2001)
De las variadas fuentes de arsénico en el ambiente, es probablemente el agua potable lo que representa el mayor riesgo para la salud humana. La contaminación por arsénico en agua potable es un problema de salud pública para al menos 20 países en el mundo, incluyendo a Estados Unidos y Bangladesh. El envenenamiento por arsénico está asociado con muchos efectos sobre la salud que incluyen cáncer de hígado, de pulmón, de vejiga y de piel (Parvez et al., 2001) la norma de la organización Mundial de la Salud (OMS) para el arsénico en agua potable se refujo en 1993 de 50 ug/l (microgramos por litro) a 10 ug/l. Esta concentración máxima admisible o máximo nivel contaminante de arsénico en agua potable de 10 ug/l ha sido también recientemente establecido –en enero de 2001- por la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) der Estados Unidos (Smith, 2001) y es también el valor de referencia en Japón (Kinninburgh y Smedley, op. Cit.) Sobre una base mundial, se ha reconocido recientemente al arsénico como el más serio contaminante inorgánico de agua potable (Kinninburgh y Smedley, op cit).

FUENTES DEL ARSÉNICO

El arsénico se presenta como el principal constituyente en más de 200 minerales de los cuales 66% son arseniatos, 20% sulfitos y sales de azufre, aleaciones de metales (Bowell y Parashley, 2001). La clase de roca más común contiendo arsénico es la arsenopirita (FeAsS) dado que el arsénico se asemeja estrechamente a la del sulfuro, las mayores concentraciones de arsénico tienden a ocurrir en minerales de azufre, de los cuales la pirita es el más abundante. La pirita se destinará para consumo humano (El subrayado no corresponde al texto original)
Esta observación resulta temeraria pues se desconoce "a priori" que margen de posibilidades existe que el agua de acuíferos, flujos de escorrentía superficial y subsuperficial, agua de lluvia directa, entre otras posibles fuertes que si estarán en algún momento accesibles para un uso humano. Por otra parte, aunque no existiera estadísticamente la menor probabilidad que esta agua pudiera directa o indirectamente asociarse con el consumo humano, es altamente probablemente que otras formas de vida vegetales y animales sí la utilicen. Entonces, si el contenido de arsénico y de otros metales pesados es naturalmente elevado ¿corresponde preguntarse si las concentraciones de estos metales no alcanzarán niveles tóxicos para muchas expresiones de vida una vez que el desarrollo de la explotación minera libere grandes cantidades de estos metales que actualmente se encuentran relativamente "inmovilizados" en el suelo y sobre todo en las rocas?
Más adelante, en el mismo ítem de IIA, se destaca que: "El promedio de arsénico de las muestras obtenidas osciló entre <0,001 (no detectado) hasta 0,05mg/l (miligramos por litro) En general todas las muestras que fueron analizadas por este metal demostraron algún rastro pero en sólo un caso se sobrepasó el límite para consumo humano de 0,05mg/l. El promedio de las 18 muestras donde se analizó el contenido de arsénico fue de 0,034 mg/l" (El subrayado no corresponde al texto original)
En el Anexo D, Calidad de Agua (Tomo III) del IIA, puede corroborarse esta información. Allí se presentan los valores de distintos "parámetros" para los monitoreos realizados en distintos puntos. En 8 de los 26 puntos de monitoreo de la calidad de las aguas se hallaron trazas de arsénico en cantidades inferiores a 0,001mg/l, en 7 de ellos los valores fueron de 0,001mg/l En uno de los puntos de monitoreo el valor hallado fue de 0,034 mg/l (A° gente Húmeda), en otro de 0,023 (un aforador aguas arriba) y en un tercero de 0,002 (punto planta).
El límite para el consumo humano que se indica en el estudio está tomando de las Normas para los Estándares Canadienses de Agua potable (Guidekines for Canadian Drinking Water Srandards), publicadas en 1996 por el Ministerio de Salud del Gobierno de Canadá. Sin embargo, como se indicó anteriormente (ver importancia del arsénico en el agua potable al inicio de este Informe) la EPA anunció en el Registro Federal en enero de 2001 un valor de Nivel Máximo Contaminante (Maximum Contaminant Level –MCL-) de arsénico vinculado con la salud humana de 0,01 mg/L o lo que es lo mismo 10 ug/L (microgramos por litro) (Smith, 2001). Este valor fue establecido por la EPA a partir de los resultados de una evaluación de riesgo basada en un estudio epidemiológico en un parea expuesta al arsénico de Taiwan (Morales et al., 2000 fide Smith, 2001), que involucra muertes por cáncer en el período 1973-86. Los autores utilizaron 12 modelos estadísticos diferentes para el análisis de los datos. Ellos estimaron las dosis de arsénico asociadas con un riesgo de incremento de 1% de muertes por cáncer. Para el cáncer de pulmón, la concentración de arsénico en agua asociada con un riesgo de incremento de 1% varió entre 11 y 364 ug/l para los hombres y entre 8 y 369 ug/l para mujeres. Aún cuando el MCL fijado por la EPA puede considerarse sumamente conservador, el autor del artículo sostiene que frente a otra evidencia empírica proveniente de estudios realizados en Chile, Argentina y Japón, la EPA puede haber subestimado los riesgos de contraer cáncer a partir del arsénico en agua potable en al menos un factor de 10.
Dado que este estándar fijado por la EPA es mucho más reciente que el que se toma como referencia en el IIA y se basa en un estudio que involucró un período de 13 años, hubiera sido más prudente, dados los potenciales riesgos involucrados, considerarlo en primera instancia, toda vez que la información es perfectamente accesible si se tiene una computadora y acceso a Internet, en la siguiente dirección: www.epa.gov/fedrgstr/EPA-WATER/2001/JanuaRY/Day-22/w1668.htm.
En el ítem 3.5.2.6 de Calidad de agua subterránea del capítulo sobre Hidrogeología (Tomo I, pág. 86), se menciona, como resultado del análisis de concentración de metales que: "El arsénico muestra valores poco elevados hasta o.046mg/l pero están debajo de los valores de recepción de agua de 0,05mg/L."
Sobre la base de lo expuesto, queda demostrado que el tenor natural promedio de arsénico en agua, tanto superficial como subterránea, es en la actualidad superior a los valores máximos admisibles de arsénico en agua asociados con un riesgo de aumento de 1% de muertes por cáncer, de acuerdo con el valor MCL fijado tanto por la EPA como por la OMS. Nuevamente corresponde formular la pregunta:¿Qué sucederá si debido a la explotación minera la concentración de arsénico en agua se incrementa fuertemente?